Beneficios terapéuticos de un masaje

Beneficios terapéuticos de un masaje

Las personas se realizan masajes porque tienen muchos beneficios que inciden favorablemente en la salud. Todos sabemos que los masajes son un excelente tratamiento para curar afecciones, dolores y lesiones.

Pero ¿sabes realmente cómo actúan y cómo se generan esos beneficios?

Beneficios a nivel interno.

Cuando los músculos se encuentran tensos, y esto le ocurre a un gran número de personas por el ritmo tan acelerado al que evoca la vida actual, o han sido sometidos a un esfuerzo importante se acumulan en ellos sustancias de desecho que causan rigidez, dolor, calambres, etc.

La acción de un masaje ayuda a mejorar la función circulatoria del cuerpo, activa tanto la circulación sanguínea como la linfática. Con un masaje también se aumenta el número de glóbulos rojos logrando que el transporte del oxígeno a través  de la sangre se incremente.

Por consiguiente, una mejor circulación y un aporte óptimo de oxígeno se traduce en que las células del organismo cumplan de una forma más eficiente sus funciones gracias al aporte nutritivo que reciben. Una de esas funciones es la de eliminar esas sustancias dañinas que perjudican nuestra salud y que la regeneración celular sea más rápida.

Además, todo lo que se acaba de explicar hace que el sistema inmunológico del cuerpo, tan importante para poder combatir todo tipo de invasores externos y problemas que puedan surgir a nivel interno, se fortalezca. Unas defensas fuertes te aseguran una salud mejor y un proceso de curación mucho más rápido y eficaz.

Otros beneficios celulares

La acción del masaje hace que se liberen hormonas. Estas sustancias que segregan las células sirven para la regulación general del organismo incidiendo en las funciones corporales, el metabolismo y, también, en el estado de ánimo de las personas.

Mediante el masaje se liberan endorfinas muy beneficiosas para mitigar el dolor y relajar, además de serotonina que controla el humor y el sueño en una persona.